18.4 C
San Juan de la Maguana

En las elecciones nacionales, evitemos los problemas

spot_img
Cursamos ya el mes de abril de este año 2016, mes al cual los dominicanos solemos llamar como el de la patria, precisamente hace ya 51 años que el pueblo se levantó para reponer en el poder al derrocado presidente Juan Bosch, hecho ocurrido en el 1963.

Si de nuevo eso es lo que se quiere, que este pueblo vuelva y se levante en armas a defender el derecho que tiene de elegir y ser elegido, pues hay que cesar con todos los aprestos que buscan entorpecer las venideras elecciones.
Las mismas personas que hoy están cuestionando la imparcialidad de La Junta Central electoral, otrora aplaudían y daban fe de que la única institución que gozaba de una buena apreciación por parte de todos los dominicanos, era el organismo electoral.

De buena a primera a los que no tienen las más mínimas posibilidades de triunfo en el certamen electoral, se les ocurre la macabra idea, de que los votos hay que contarlo de forma manual, ósea uno a uno, colocando los de determinado candidato aparte.

Si la época de contar votos uno por uno es cosa del pasado en donde se prestaba a la adulteración de las cantidades colocando el número uno o el llamado palito delante de la cifra obtenida, o el llamado cero a la derecha para abultar los resultados ¿Cómo es posible que se vuelva a lo mismo de ayer?

Un cero a la izquierda no vale nada, pero colocado a la derecha adquiere valor, el numero uno colocado a ambos lados de cualquier cantidad la aumenta considerablemente a favor de cualquier candidato o partido político.

A eso que claman para que volvamos a tener denuncia de fraude y alegatos con impugnaciones de colegios electorales porque le pusieron palitos y ceritos, yo quiero preguntarle lo siguiente ¿Cuándo ustedes van a depositar o retirar grandes cantidades de dinero a los bancos, como le cuentan el dinero?

Imagínense ustedes amigos electores viendo a un pobre cajero bancario, contando manualmente dos millones de pesos sin usar la maquinas contadoras de billetes, que lo va contando según su categoría.

¿Para que entonces se hizo esa gran inversión de adquirir equipos electrónicos que se encarguen de contar los votos? ¿Para que se pusieron de acuerdo todos los partidos políticos para usar ese novedoso sistema?

Querer ahora montar una mal sana campaña de que se está gestando un fraude electoral para favorecer al partido de gobierno, no es bueno ni saludable para la democracia de la nación, debemos tener cuidado con eso.

No es bueno pretender revivir el fantasma del fraude, para meterles miedo a los dominicanos, el pleno de jueces de La junta Central Electoral con su buen y organizado trabajo lo eliminó para siempre.

Quienes están detrás de esas diabluras son los gringos, que nunca han escondido su simpatía por el candidato del PRM, al cual hasta a un asesor de campaña le prestaron sin buenos resultados hasta el momento.

En la embajada americana en el país, sus funcionarios se mantienen activos dándole seguimiento al proceso electoral, incluso vulnerando nuestra soberanía dando declaraciones a los medios de comunicación.

Nuestro organismo electoral es el único que está facultado para dirigir las elecciones y tomar decisiones con los delegados de los partidos políticos, ni siquiera el presidente de la republica tiene derecho a inmiscuirse en su trabajo organizativo.

Aquí nos e puede permitir que embajadores extranjeros ni nadie venga a contar votos, los votos se cuentan en los colegios electorales en la presencia de cada uno de los representantes de los partidos políticos que hacen las veces de delegados electorales políticos.

El pentágono, La Cia, La Usaid y el propio Establishment Americano, desde hace tiempo andan buscando desactivar la frágil democracia que conserva esta nación, para dar paso a una fusión con el hermano país de Haití valiéndose de malos dominicanos que se prestan a ese bochornoso juego anti patriótico.

Ya los EEUU no derroca gobierno mediante golpes de estados, mas bien utiliza las calumnias, las difamaciones, las implicaciones en narcotráfico y corrupción de los gobernantes de turno para logra sus objetivos y colocar en su lugar a quienes defiendan sus intereses.

Todo el mundo sabe que la agenda de los gringos en este país esta basada en tres cosas, primero la fusión con Haití, segundo legalizar el matrimonio gay y tercero hacer legal el aborto mediante la aprobación de leyes.

Para lograr todo eso ¿Qué es mejor que impulsar al ascenso en el poder a alguien que responda a sus intereses? Realmente en las próximas elecciones se podrán en juego la soberanía, la libertad y la democracia de los dominicanos.

Lo que nos espera en estos últimos antes de las elecciones son cosas graves, es probable que el mismo día de las elecciones durante el conteo de los votos se produzca un blackout o apagón general mediante el derribo de varias torres eléctricas de alto voltage.

O que se secuestren urnas para impedir su llegada al centro de computo de La Junta Central Electoral, talvez se asesinen a connotado dirigentes políticos para culpar al gobierno de que no hay garantía para ir a unas elecciones nacionales.

Lo que se trata es de crear el caos y el desorden para provocar una situación similar a la de Haití, y luego pedir unas nuevas elecciones con Danilo Medina fuera del certamen electoral, dejándolo que solo gobierne hasta el 16 de agosto.

A los gringos que escuchen el consejo del aspirante a la presidencia por el Partido Demócrata, Bernie Sanders, cuando pide a los EEUU que ya basta de estar derrocando gobiernos en America Latina.

Vamos a las elecciones, contemos los votos legalmente, y el que ganó, ganó para que nos evitemos otra revuelta popular parecida a la del 24 de abril de 1965, este pueblo quiere vivir en paz y en tranquilidad.

Autor; Roberto Paulino

Dejar un Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí